Juan José Marthans, director del área de economía del PAD – Escuela de Dirección, en entrevista concedida al diario El Comercio, comparte su análisis con respecto a las medidas económicas decretadas por el gobierno para hacer frente a la crisis ocasionada por la pandemia del COVID-19.

El profesor Marthans señala que el impacto económico global, en el Perú, será tratado de una manera diferente gracias a las medidas que se vienen tomando y aconseja extender la mirada empresarial más allá del 2020.

A continuación reproducimos la nota.

 

Un empresario debe pensar en el rebote del 2021

El exsuperintendente de Banca y Seguros y otrora director del Banco Central de Reserva analiza las medidas económicas para enfrentar el coronavirus.

Con al menos dos semanas de aislamiento social obligatorio por delante, los problemas desde el frente productivo empiezan a hacerse más notorios. El especialista comenta el paquete económico del Ejecutivo y las expectativas para este y el próximo año.

 -La mayoría de proyecciones económicas estima una contracción de al menos 5% para el PBI peruano este año. ¿Qué tandura cree que será la caída?

El golpe será duro para el mundo, los emergentes y el Perú, obviamente. Vendrá por el lado de oferta y demanda. Lo que me procupa es la manera simplista con que se focaliza ese golpe en nuestro país. No habíamos terminado marzo y se soltó una cuasi feria de proyecciones que iban entre -1% y -4,5% para el Perú. ¿Esto es serio? Ninguna de ellas, por ejemplo, incorporó correctamente las medidas de compensación económica anunciadas en los frente tributario, fiscal, crediticio, monetario que serán aplicadas progresivamente estos tres trimestres restantes.

-¿Y cuál será entonces el desempeño de nuestro PBI en el 2020?

En el Perú estamos frente a la economía de más resiliencia en toda la región […] aún es temprano para fijar un derrotero claro. Lo que sí es un hecho es que el paquete de compensación fiscal y monetario del Perú, con respecto al PBI, es uno de los más agresios del mundo. Lo que debe quedar claro es que si recesamos, el Perú mostrará una de las tasas más bajas de decrecimiento entre las economías de mediana escala en toda la región.

-¿Las medidas fiscales del Gobierno hasta el momento han sido suficientes?

El paquete de medidas anunciado para hacer frente al COVID-19 representa el 12,2% del PBI. El norteamericano es gigantesco, pero hast hoy represente el 10% de su PBI. El chileno es de alrededor del 5%, aunque Piñera, asustado, ha anunciado una ampliación. Agrégale los US$18.000 millones en líneas de garantía que hemos solicitado al FMI a través de líneas de financiamiento flexible. Nunca, en la historia económica del país, hemos reaccionado frente a un problema económicao con esa fuerza. En el teho represantaría algo más del 20% del PBI. Solo Alemania ha mostrado esa capacidad.

-Pero eso no garantiza que la economía no salga bastante golpeada de esto…

Lo que garantiza es que seremos una economía diferente para tratar este problema global. Lo que estamos discutiendo es la magnitud del daño y cómo se viene reaccionando. Un empreario inteligente hoy debe replantear sus planes y pensar cómo aprovechar el rebote del 2021. Solo un miope se quedará con el 2020. El problema y prioridad es salir del bache, eso es obvio; no perder la perspectiva del 2021 es lo realmente inteligente.

-¿Comparativamente, esta crisis no será más complicada que la del 2009?

Nadie lo niega, pero es un reto diferente. Hoy la crisis tiene componentes muy severos de oferta y demana, paralelamente. Es ese contexto, se tiene que evitar que la cadena de suministro mundial se rompa, se tiene que evitar que la iliquidez ahogue el frente productivo. Sin embargo, a diferencia de la gran recesión del 2009, la política contracíclica se aplicará más rápido, extensivamete y con más fuerza en casi todas las economías del mundo.

-¿Serán suficientes los S/30.000 millones de Reactiva Perú para lidiar con la parálisis productiva en el corto plazo?

El problema será cómo establecer topes por prestatario. Debemos pensar, me parece, en redimensionar el monto y alcance de los recursos. Ahora bien, en términos macroeconómicos, si es cierto lo que ha manifestado el presidente del BCR y se concreta una línea de contingenica de US$18.000 millones ante el FMI, producto de nuestros fundamentos económicos bien puestos, con más razón debemos ampliar el tiempo, magnitud y alcance del apoyo financiero a favor de todo el espectro empresarial.

-Desde el Congreso se ha aprobado un proyecto de ley que permitiría el retiro del 25% de las AFP con un límite de 3 UIT. ¿Qué implicará una medida así en esta coyuntura?

Me parece que la acotación de 3 UIT redujo el problema del impacto de una liquidación masiva de valores administrados por las AFP. Hoy en día el Ejecutivo o el mismo Legislativo puede repensar su propuesta y reducir ese 25% o recalibrar las 3 UIT. Sin embargo, me preocupa que el fodo proyectado de los afiliados de menores ingresos, al final, no les alcance ni para tener una pensión mínima equivalente a la que sí otorga el SNP y, paralelamente, nos opongamos hoy a que, de manera excepcional, saquen su dinero. En ese contexto y frente a tanto alboroto y demora, le aconsejaría al presidente Martín Vizcarra que proceda con la firma de la propuesta del Congreso.

______________________________

Juan José Marthans
Director del área de Economía
Publicado en el diario El Comercio el día 13 de abril del 2020

Commentarios con tu cuenta de Facebook