La ecología y la economía pueden ir de la mano

La ecología y la economía pueden ir de la mano

La ecología y la economía pueden ir de la mano

Ningún comentario en La ecología y la economía pueden ir de la mano

Mesa de Inversión y Gestión Ambiental. La industria forestal se reúne con el Minam y pide pasar del rol fiscalizador a promotor de inversiones.

Enrique Toledo
Reforesta Perú

La política está cambiando en el sentido de que -de ser restrictiva y tener un rol de fiscalización, que está muy bien-, está tratando, principalmente, de poner la ecología y economía juntos, con proyección de desarrollo social y promoción de inversiones privadas.

Ahora tenemos que encontrar los instrumentos de gestión, los mecanismos necesarios para poner en práctica y lograr objetivos estratégicos del Perú.

Por ejemplo, cómo lograr inversiones privadas para plantar 2,000 millones de árboles en cinco años.

Esa tarea es posible si participan todos los actores económicos, ecológicos, financieros, gubernamentales, de titulación de tierras y la banca en su conjunto. Y esto lo estamos trabajando con mucha seriedad. Tuvimos reuniones de trabajo con la ministra del Ambiente, Elsa Galarza, y el marco de la política es lo que veníamos pidiendo, es decir el Estado con rol promotor, facilitador y simplificador de trámites administrativos.

El Estado debe terminar de cambiar un enfoque estrictamente fiscalizador para asumir un rol promotor del desarrollo nacional. Creo que están empezando en el camino correcto, y que han generado suficiente confianza no solo con el sector empresarial sino varios otros sectores de la sociedad. Lo que se debe hacer son programas de biodiversidad y empresas.

Hay que lograr poner en valor los recursos naturales
Bárbara Bruce
SNMPE

Esperamos que realmente haya una reactivación en el sector extractivo. Más de cinco años hemos estado paralizados precisamente por un exceso en la normativa ambiental que ha frenado muchos proyectos con trabas o simplemente dilatando los permisos tanto en minería como en hidrocarburos.

Hemos tomado con una actitud positiva la nueva forma en que se están planteando las normas, ahora hay que trabajar en conjunto para ver cómo se da ese balance de poder poner valor a los recursos naturales.

Además, hay que erradicar mitos, como que la minería malogra toda el agua. El tema de la minería es que está a más de 4,000 metros y el foco del inicio de las cuencas está en las cumbres de las montañas, pero para eso pensamos en reservorios.

Nos toca ver qué acciones tomar desde el sector para proteger la biodiversidad. Sabemos que los incidentes en el oleoducto del norte nos traen recuerdos de los años 70, pero pongamos las cosas en su lugar; una infraestructura de más de 40 años, requiere modernización y cuidado.

La comunicación, la acción, la prevención, y todo esto es gasto, es un costo mayor, pero no hay excusa para, por ahorrar, no prevenir. Eso las empresas responsables lo miramos, lo hacemos, tenemos talleres comunicacionales, educación, y esperamos que con la autoridad ambiental podamos llegar a ese balance que tanto pedimos.

Cuando la competencia se asocia por tareas comunes
Fernando Koechlin
Apropisco

Fernando Koechlin de Apropisco durante su participación en la Mesa de Inversión y Gestión Ambiental

Fernando Koechlin de Apropisco durante su participación en la Mesa de Inversión y Gestión Ambiental

Estamos satisfechos con la política del sector Producción en la pesca, como en el tema de las cuotas de pesca, el control de juveniles de anchoveta, que se tiene muy en cuenta para no capturar el recurso a edad muy temprana de forma que pueda llegar a su edad adulta y desovar. Vemos que hay mucha preocupación en ese sentido.

En el tema de qué acciones podemos tomar para proteger la biodiversidad, en el caso de Pisco, participamos activamente en la comisión de desarrollo sostenible de la bahía de Paracas, que diseñó el plan estratégico para la rehabilitación y manejo de riesgo de la bahía, producto de lo cual debemos tomar una serie de acciones. Por ejemplo, las empresas que integran Apropisco invirtieron más de US$ 6 .5 millones en la construcción de un emisor submarino.

Esta experiencia muestra que empresas similares e inclusive, en cierta medida, competidoras en el mercado, pueden asociarse para atender tareas comunes, como el manejo responsable del ecosistema y sus recursos, y el desarrollo de relaciones proactivas con los principales grupos de interés de la zona donde operan. De esta forma, se puede tener una convivencia armoniosa con la población e incluso con otros sectores económicos, como es el caso del turismo, que tiene mucha importancia en la bahía de Paracas.

20/12/2016 – Publicado en el Diario Gestión

Artículos relacionados:

La inversión privada y los retos de ser amigable con el medio ambiente

Cambio climático: amenaza para unos, oportunidad de inversión para otros

Medio ambiente e industria extractiva: la academia como puente entre los diversos actores

Related Posts

Back to Top