Para que una empresa familiar se desarrolle debe adoptar durante su crecimiento buenas prácticas que la lleven a su profesionalización. Por ejemplo, tener la propiedad de la empresa, o ser miembro de la familia propietaria, no concede automáticamente las credenciales para desempeñar exitosamente un cargo en la organización. Por eso, hay que tener políticas para la asimilación del talento a la compañía.

Continuar leyendo aquí.

Commentarios con tu cuenta de Facebook