Estamos en un túnel, no en un pozo. Las empresas que sepan prepararse y moverse con prudencia y rapidez, verán la luz más pronto.

 

Dos empresarios que competían en el mismo sector pero que eran buenos amigos deciden ir de safari: querían cazar un león. En su segundo día internados en la sabana africana, divisan a lo lejos a un león enorme. Uno coge su rifle apunta y dispara. Para su mala suerte falla el tiro. El león vuelve la vista hacia los dos empresarios y empieza los movimientos para atacarlos. Uno de los empresarios sin perder un segundo tira sus cosas e inicia la carrera para huir. Avanzado unos metros se da cuenta que su compañero no corría a su lado y que estaba quitándose las botas para cambiarlas por unas zapatillas. Esto le sorprende y le dice “pero estás loco!! crees que poniéndote las zapatillas le vas a ganar la carrera al león!?”. Y el otro le responde “no necesito ganarle al león, sólo necesito ganarte a ti”.

A manera de broma he querido graficar dos aspectos. El primero, debemos estar preparados para lo que se viene: una vez levantada la cuarentena, la reconstrucción de los negocios y adaptarse a las nuevas condiciones de los sectores y las nuevas reglas con los consumidores, no será tarea fácil, será un león inmenso el que tendremos que enfrentar. El segundo, que todos los competidores estamos en la misma situación y quien se mueva con más sagacidad y prudente rapidez será quien tome la ventaja.

“Cómo revitalizar la empresa post cuarentena” fue el título del webminar que realicé para el PAD el martes 14 de abril y cuyas principales ideas resumo en este post. Recomendé estos conceptos (conocido como las 5F´s) para estar preparados y arrancar con las operaciones: Focused, Fast, Flat/Fit, Flexible y Friendly.

Focused

Foco en lo relevante. En este momento hay dos temas fundamentales: Liquidez y oportunidades. La primera implica tener un comité de caja y el uso del FCP (Flujo de Caja Proyectado) pues esto ataca lo urgente. En resumen, tiene que estar al lado del tesorero antes que del contador. Lo segundo tiene que ver con lo importante: cómo reconvierto mi negocio, operaciones, propuesta de valor, etc., a las nuevas condiciones de mercado. Cae muy bien recordar el titulo del libro “los grandes no se comen a los pequeños, los rápidos se comen a los lentos”.

Fast

Rápido en (los cambios de) dirección y ejecución. Este tiempo de cuarentena la recomendación es: 1. Para las empresas que NO están operando, es momento de hacer planes e innovaciones buscando oportunidades como lo mencionamos en el punto anterior; 2. Para aquellas que sí operan es momento de reconvertirse sobre la marcha. Definitivamente los que tendrán éxito son los que sean capaces de ejecutar con mejor precisión y rapidez los cambios necesarios al modelo de negocio y los que se adapten a las nuevas condiciones y requerimientos de clientes y consumidores.

Flat/Fit

Gestionar apropiadamente las personas y los recursos. Al respecto lo relevante no es tanto el headcount (cuántas personas tenemos), sino qué valor me generan estas personas. La empresa tiene que tener un balance apropiado entre los que generan valor estratégico, y quienes sólo son operativos; quienes innovan y proponen de quienes sólo siguen la rutina. Necesitamos aquellos que saben lograr resultados con el apropiado uso de recursos para mantener la empresa a flote.

Flexible

Adoptar y adaptar. Las empresas familiares en particular son poco propensas a introducir conceptos nuevos como la tercerización y la tecnología. El primero implica delegar en expertos lo que no es esencial al negocio (la contabilidad, las planillas, los despachos, etc.) y permite convertir gastos fijos en variables. En el caso de la tecnología es necesario el entendimiento de conceptos como “cloud computing” o “business intelligence” u otros como ERP, CRM, WMS. Los empresarios muchas veces no adoptan estas herramientas porque no entienden sus ventajas o entendiéndolas, no priorizan esa inversión. Un mercado más contraído y más demandante, obligará a muchas empresas a repensar ello. Además la tecnología permite también hacer variables muchos gastos fijos y lograr fuerte reducción en inversiones.

Friendly

Cuidar las relaciones (internas y externas) es tan importante como el dinero. Que la tensión propia de la situación no le haga perder la esencia de cualquier organización: su cultura y sus valores. Son en estos momentos críticos que estos pilares sostienen la empresa. Eso no significa que se pierda la exigencia, pero no la confundamos con agresividad. La comunicación resulta esencial para que las personas no pierdan el norte y trabajen con confianza y motivación. En el caso de proveedores y clientes, las empresas que sepan ser y lograr socios estratégicos harán más fuerte su cadena de valor y podrán sortear mejor las vicisitudes de un mercado turbulento.

Finalmente un mensaje dirigido a aquellas empresas que están en proceso de sucesión. Normalmente esta se da en momentos que la pendiente de desarrollo de la empresa es positiva, lo que le da a la generación sucesora la tranquilidad de años de sosiego. Pues ahora toca a casi todas las nuevas generaciones enfrentar tiempos duros, casi igual a como le tocó al fundador en sus primeros años. Espero estas circunstancias sirvan para fomentar unión y para que los sucesores se hagan mejores directivos. Los buenos capitanes no se hacen en mar calma, se logran en las turbulencias y tempestades.

Si desean ver el webminar completo pueden ingresar a este link.Si desea hacer algún comentario o hacer una pregunta particular, escriba por favor a hugo.sanchez@pad.edu o a hsanchez@intratego.com

______________________________

Hugo Sánchez
Profesor del área de Dirección General
Publicado en el blog Familia SAC | SEMANAeconomica.com25 de abril del 2020

 

Commentarios con tu cuenta de Facebook